• Atención al asociado: +54 03442 431455 | WhatsApp +54 9 3447-647250 | Administración: 499112/420630
  • Email administracion@cooperativageneralurquiza.coop

SOMOS DUEÑOS

y usuarios de nuestra propia empresa

AUTOPRESTAMOS

el servicio de energía eléctrica

CUMPLIMOS

los mas altos estándares de calidad de servicio

ATENDEMOS

nuestros asociados con la mejor calidez humana

Un sueño de pocos
Una realidad de muchos

Nuestro sueño, el deseo que está en nuestra alma, no salió de la nada. Alguien lo puso ahí. Y ese Alguien, quien es puro amor y desea solo nuestra felicidad, lo hizo porque también nos dio las herramientas para hacer realidad nuestros sueños y nuestros anhelos. (Paulo Coelho)

El siglo XX se inauguró con una explosión de inventos y aplicaciones que utilizaban la electricidad como fuente de energía para su funcionamiento: electrodomésticos, máquinas y dispositivos de todo tipo. Había llegado la gran revolución de la electricidad.

Al mismo tiempo nacía una colonia agrícola, signada ya por el progreso a fuerza de trabajo y esperanzas. Era la Colonia San Cipriano, cuyo creador fue don Cipriano de Urquiza Costa, el hijo menor del General Justo José de Urquiza, del cual seguramente heredó mucho del hacer vanguardista, manifestado en la aplicación de aquellos adelantos técnicos e industriales de la época a sus propiedades y acciones de gobierno.

A pesar de tener esa visión progresista, probablemente nunca imaginó en lo que llegaría a transformarse la nueva comarca, gestada a partir del hecho de vender su tierra a jóvenes colonos ávidos de sacarle a la misma el pan de cada día y asegurar el destino de los hijos.  A 70 años de su fundación, San Cipriano tendría un cambio transformador impactante y sin precedentes: nada menos que la llegada de la electricidad, el descubrimiento energético que ya daba sus beneficios de manera indirecta, pero que ahora estaba al alcance de un “clic”.  

A partir de allí, los aportes benéficos de la electricidad en la zona rural fueron bastos, a los cuales podemos concentrar en tres apartados fundamentales: económico, social y ambiental. Analizando brevemente cada aspecto podemos poner en un primer lugar al económico, dado que el aumento de la productividad fue notorio, tanto en cantidad como en calidad, incluso posibilitando la diversidad de negocios e industrias que antes estaban circunscriptos a unos pocos y que se hacían a la luz del sol.

En la parte social, la salud encontró en la electricidad a una aliada, al evitar enfermedades respiratorias, traumatológicas, etc. Facilitó una mayor interacción entre los vecinos, al posibilitar visitas y reuniones nocturnas.
 
WP_20160614_07_58_27_Pro.jpg
Hubo un mayor acceso a la información, no solo por el funcionamiento de nuevos aparatos de comunicación, sino al extenderse el tiempo dedicado a su vista y/o escucha. La educación tuvo un mayor rendimiento. Más horas dedicadas al estudio, las tareas escolares, a la lectura, a la participación en actos culturales, etc.

La seguridad, hoy algo tan preocupante en nuestra vida social, también aumentó. En los locales bailables, en los bares, quedaban desterrados los faroles a querosén o con buena suerte, las bombillas alimentadas por un grupo electrógeno, pero que siempre proporcionaban una limitada fuente de luz. Incluso la única calle de San Cipriano resultaba iluminada como en cualquier otra ciudad.

Y si contemplamos el aspecto ambiental, del cual no podemos apartarnos por estos tiempos,  también la electricidad trajo su beneficio. Ya no se debía lidiar con los combustibles como el querosén para tener luz o hace funcionar una heladera, o con el gas envasado para faroles, con nafta y aceites para los grupos electrógenos, etc. todos alimentados por elementos contaminantes.

Para ver la importancia que la electricidad ha tenido en la evolución y el progreso de nuestra zona rural, simplemente tratemos por un momento de imaginar nuestras vidas sin electricidad. Pensemos en solo un día o en algunas horas sin computadora, lámparas, heladera, televisor, bomba de agua, etc.

En fin, el hecho de que la gente haya encontrado las condiciones de progreso en sus chacras o campos, algo que parecía que sólo se lograba en las ciudades, es digno de revalorizarse y ser hoy agradecidos por la oportunidad que tuvimos, en la cual no solo prosperó nuestro propio hacer  sino también el de todos aquellos que ya no están, pero que ofrecieron sus desvelos por esta hermosa realidad.

Prof. Omar Alberto Gallay
0
Años de servicios
0
Usuarios
0
Kilómetros de líneas rurales
0
Kw/h Distribuídos

Ante cualquier inconveniente con el servicio comuníquse con nosotros

Estamos para brindar soluciones

Contacto

Email: administracion@cooperativageneralurquiza.coop

Teléfono: +54 3442 431455

Móvil: +54 9 3447-647250

Website: www.cooperativageneralurquiza.coop

Dirección: San Cipriano, Entre Ríos Argentina.